7.12.09

En viernes


El frío se colaba por la puerta automática de la sala de espera, dejando pasar el frío viento de la noche, estaba helando, suaves y crujientes capas de hielo cubrían los vidrios y espejos de los autos. Esperaba, faltaban poco mas de diez minutos para que salieran las letritas rojas en la pantalla indicando el famoso "landed" que ansiaba. Por fin, la pantalla anunciaba el aterrizaje... Parándose en la puerta veía con curiosidad a cada persona que salia, pero ninguna se parecía a el...fue el ultimo en bajar, fue verlo y sonreír, tapado hasta la orejas, con un montón de maletas y su sonrisa perdida entre sus ojos y sus cachetes. Llego el abrazo tan esperado, el beso anhelado, fue como llegar a casa, tras un largo y triste viaje. Esa noche duramos horas hablando, la cena, la caminata, la compañía....susurrandole a la enorme cama los secretos que tan celosamente habíamos guardado. Fue recorrer un camino virgen, sin necesidad de mapas ni direcciones, era simplemente el saber que nuestros cuerpos se pertenecieron desde siempre, y al final, después de la larga búsqueda, se encontraron...se hicieron uno solo, a la sombra de la luna, bajo una colcha de algodón, con las piernas enredadas, las bocas incendiadas, los sueños compartidos. Fue larga la ausencia, pero la espera, ha valido la pena...

2 Almas al descubierto:

  1. Los viernes ayudan, es mi dia favorito de la semana...
    Un abrazo Abi.

    ResponderEliminar

A veces el amor une a dos seres que no saben nadar, y viven en dos islas distintas...