7.2.10


Encendió el cigarrillo.
aun era de noche, la habitación seguía a oscuras, se podía escuchar el constante goteo de una oxidada llave dentro del baño, todo era viejo, incluyendole.
Junto a la cama destendida, se encontraba una vieja mesa de madera, despintada y fea, sobre ella, una botella de vino barato medio vacia, caliente, amarga.
El humo del cigarrillo llenaba la habitación, se mezclaba el aroma del tabaco en el aire, con el perfume barato, la imitacion de alguna marca cara.
En el piso, la ropa de trabajo desparramada, unas medias rotas, un zapato sin tapa, y un vestido gris y cansado, como su mirada.
En cada fumada se le iba la vida, y pensaba, y recordaba, y se arrepentía...
Nunca fue buena en nada, se decía a si misma, ni buena hija, ni buena hermana, ni buena madre, ni buena amiga, ni buena en nada, mas que en la cama...
Desapareció un día, dejando todo atrás, sin llevarse mas que el recuerdo de aquellos a quienes amaba...
Y despertó una mañana, con otro nombre y otra cara, prostituta querida, pero jamas amada.

4 Almas al descubierto:

  1. uy que fuerte y que bueno
    me da gusto saludarte de nuevo y abrazarte porque desde el año pasado no lo hacia, tenemos pendiente un café, eso si no lo olvido
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola Abi... que tal andás?

    yo de lo mejor...

    oye deja el cigarro... hace mal... bueno, eso me digo todos los días y aquí estoy...

    ya me voy por una fumada.


    Adieu guapa!

    ResponderEliminar
  3. la soledad impregnada en estas letras...

    besos abi

    ResponderEliminar
  4. Saludos, Abi.

    Muy bonito texto. Me han dado ganas de fumar, carajo, y yo que lo quiero dejar.

    Tu blog siempre tan arreglado, tan bien diseñado, pues.

    Sigue escribiendo ¡¡¡

    ResponderEliminar

A veces el amor une a dos seres que no saben nadar, y viven en dos islas distintas...