22.7.10

Crónicas de Nosotros (Parte II, La primera noche)





Como por arte de magia el nerviosismo se esfumo en ese primer encuentro, el simple roce de su piel basto para calmar el sudor y el temblor que ya sentía como parte de si desde dos días antes.
Se encontraban dentro de un bar, o al menos eso parecía, mucho ruido, risas, vino, un poco de frío...
No podía dejar de verlo, tratando de memorizar cada linea de su rostro ovalado,  moreno, sus cejas negras pobladas, el la abundante mata de cabello negro y brillante como la noche y la luna.
Observaba sus labios, delgados, finos, pintados de morado por la cantidad de besos y mordidas que unas cuantas horas antes le había entregado, solo atinaba a sonreír.
Dos horas después (aproximadamente) relajados se encontraban dentro de la habitación del hotel, relajados y expectantes, hablando sin hablar...conociendo de a poco cada rincón de sus cuerpos con la mirada... 
Comenzó el recorrido, el uso de las manos y los labios, probando el dulce sabor de la piel por vez primera, memorizando lunares, trazando nuevas lineas, besando cicatrices. Logrando la unión mas perfecta que dos seres puedan probar o tener alguna vez en su vida. Perdiendo la pena, tallando la perfecta imperfección de sus cuerpos...
Las largas horas de viaje, el nerviosismo y la espera mella en ella y se durmió, exhausta a su lado...el, no pego ojo en toda la noche..pensando en lo que vendría....


1 Almas al descubierto:

  1. Tu blog es un afrodisiaco, Abi. Mejor que los ostiones.

    ResponderEliminar

A veces el amor une a dos seres que no saben nadar, y viven en dos islas distintas...